El deporte competitivo tiene especificidad deportiva, es decir que se agrupan deportistas con destrezas afines. Esto puede suceder en lo individual (correr, nadar, practicar tenis) o en deportes de conjunto, como fútbol o rugby donde la finalidad en especifidad busca superar propias metas y a su vez a un adversario.